Qué son los adaptógenos ¿funcionan realmente?

 

 

 

Los adaptógenos son una serie de componentes vegetales que tienen como objetivo ayudarnos a reducir los efectos adversos provocados por el estrés y aportar energía al organismo. ¿Hasta qué punto es cierto?

Todos podemos pasar temporadas con más estrés que otras. Los motivos pueden ser varios: por el trabajo, una enfermedad o una situación personal delicada. Ante este escenario, algunos compuestos de hierbas se promocionan por su capacidad para ayudar al cuerpo a responder o recuperarse del estrés físico o psicológico, así como para reforzar la inmunidad y el bienestar general. Los adaptógenos son algunos de ellos.

Los adaptógenos son una clase de ingredientes a base de hierbas y plantas, que pueden ayudar a nuestro cuerpo a adaptarse al estrés. El concepto se basa en parte en una teoría del estrés llamada “síndrome de adaptación general”. Según esta, el estrés hace que el cuerpo pase por tres etapas:

 

1.- Prepararse para luchar o huir

2.- Adaptarse al estrés

3.- Agotarse si el estrés perdura en el tiempo

Asimismo, los adaptógenos son una especie de tónico restaurador general que contrarrestra los efectos del estrés, normaliza las funciones corporales y ayuda al cuerpo a recuperarse.

Sin embargo, la Agencia Europea de Medicamento declaró en un documento de reflexión de 2008 que, si bien numerosos estudios de investigación durante más de cinco décadas han intentado infructuosamente demostrar la existencia y efectividad de los adaptógenos, la investigación ha sido deficiente en sus metodologías y no respalda la conclusión de que los adaptógenos funcionan como se afirma y, por lo tanto, el término «adaptógeno» no puede ser utilizado para la comercialización en la UE.

Los adaptógenos pueden proceder de plantas, hierbas u hongos, que se han utilizado durante miles de años, sobre todo, en la medicina oriental. Algunos populares son:

Ginseng. Es una de las hierbas más investigadas. Los estudios realizados indican que el ginseng contiene compuestos activos con propiedades antiinflamatorias, antioxidantes e inmunomoduladores. Además, se le atribuyen propiedades para prevenir desde resfriados, diabetes, problemas digestivos, de memoria, etc.

Rhodiola. Se ha usado durante años para tratar dolores de cabeza, ansiedad y depresión leve. Según investigaciones hechas en animales, la rhodiola posee propiedades antioxidantes y anticancerígenas. Su ingrediente activo, la rodosina, inhibe una enzima que descompone los neurotransmisores, lo que se relaciona con sus efectos como antidepresivo.

Ashwagandha. Varios análisis muestran que la raíz de esta planta tiene propiedades antiinflamatorias y neuroprotectoras. Además, ayuda a controlar el azúcar en sangre y estimula el sistema inmunológico. La Revista de la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva ha publicado que las personas que han tomado esta planta pueden tener un aumento significativo de la fuerza muscular.

Eleutero. Contiene eleuterósidos, unos compuestos con efectos neuroprotectores y estimulantes del sistema inmunológico. Un estudio publicado en Journal of International Medical Research ha concluido que las personas que toman esta hierba tienen mayores mejoras en el sueño, la fatiga, la depresión y otros factores relacionados con el estrés.

Astrágalo. A la raíz de la planta, que suele estar disponible en cápsulas, extractos líquidos y polvos, se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, estimulantes del sistema inmunológico y cardioprotectoras.

La ciencia no es concluyente sobre la mayoría de estos adaptógenos, porque numerosos estudios han analizado únicamente los efectos a nivel celular o animal. Como ocurre con la mayoría de las hierbas, hay pocos estudios en humanos que sean definitivos sobre el uso de los adaptógenos.

En 2010, por ejemplo, Cochrane apuntó que no hay evidencia científica de que el ginseng tenga un efecto en la mejora cognitiva en personas sanas o con problemas de memoria o demencia. Tampoco que pueda tratar o prevenir la fatiga o la presión arterial alta.

En otra revisión publicada en BMC Complementary and Alternative Medicine, y tras revisar 11 estudios sobre rohodiola para tratar la fatiga física o mental, los expertos concluyeron que casi todas las investigaciones tenían problemas metodológicos y que los resultados eran inconsistentes.

Los estudios, la mayoría de ellos realizados en China o India, donde estas plantas llevan años utilizándose, a menudo usan una mezcla de hierbas (no una sola), de ahí que sea muy difícil saber cuál es el efecto exacto que tiene cada una de ellas. Hay que tener en cuenta que no todas las partes de la planta (raíz, hoja, tallo) tienen las mismas propiedades biológicas ni todas se procesan de la misma manera. De ahí la dificultad para establecer afirmaciones.

Si te encuentras un poco decaído, lo mejor es que sigas una alimentación saludable, realices ejercicio de manera regular e intentes contarle tus emociones a alguien de confianza.

PubMed

Journal of International Medical Research

Cochrane

BMC Complementary and Alternative Medicine

Qué son los adaptógenos ¿funcionan realmente?

Qué son los adaptógenos ¿funcionan realmente?

Los adaptógenos son una serie de componentes vegetales que tienen como objetivo ayudarnos a reducir los efectos adversos provocados por el estrés y aportar e

salud

es

https://endomed.es/static/images/salud-que-son-los-adaptogenos-funcionan-realmenteja-5883-0.jpg

2024-02-19

 

Qué son los adaptógenos ¿funcionan realmente?
Qué son los adaptógenos ¿funcionan realmente?

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20