Qué insectos se pueden comer. ¿Por qué hacerlo?

 

 

 

La idea de comer insectos (entomofagia) puede ser muy inquietante para la mayoría de nosotros. Sin embargo, la FAO estima que dos mil millones de personas (más de una cuarta parte de la población mundial) en África, Asia, América Central y Australia comen insectos como parte de su alimentación habitual. Y se consumen alrededor de 1.900 especies.

Precisamente, en 2014, la FAO publicaba el informe “Insectos comestibles: perspectivas futuras para la seguridad alimentaria”. En él, apostaba por este tipo de animales como una fuente accesible de alimentos nutritivos y ricos en proteínas (tantas como la carne) y animaba a su consumo, humano y animal.

 

En la Unión Europea, se pueden vender insectos como alimentos desde enero de 2018, cuando se reguló su consumo. La normativa cataloga a los insectos como nuevos alimentos y, por tanto, autoriza su consumo humano. Así es que gusanos, hormigas, escarabajos o incluso sapos pueden comercializarse como alimentos desde entonces y lo hacen envasados y preparados para cocinar.

 Según una investigación de la FAO y la Universidad de Wageningen en los Países Bajos, los insectos que más se consumen en el mundo son, por este orden, los escarabajos (31%), las orugas (18%), las abejas (14%), las avispas (14%), las hormigas (14%), las langostas y los grillos (13%) y las cigarras, las termitas, las moscas y las libélulas (10%). El Blog de la ginebra y el whisky on the rocks

Los insectos se pueden tomar enteros o incorporarlos a distintos platos como ensaladas o salsas.

 

Para la FAO, los insectos comestibles son “alimentos de alta calidad para las personas, el ganado y las aves, son sanos y nutritivos y una fuente de proteína”. 

Por sus propiedades biológicas, a la hora de comercializar insectos deben tenerse en cuenta cuestiones sobre seguridad microbiana, toxicidad y presencia de compuestos orgánicos. Al igual que otros productos, proporcionan un entorno favorable al crecimiento microbiano (bacterias, hongos o virus).

La propuesta de comer insectos se enfrenta a varios desafíos, como conseguir convertirlos en alimentos básicos. Pero el más costoso será, con toda probabilidad, hacer frente a la aceptación general.

Mientras los insectos buscan su espacio en el mercado de la alimentación, te animamos a seguir una alimentación equilibrada con la práctica de ejercicio regular.

Fuentes:

Qué insectos se pueden comer. ¿Por qué hacerlo?

Qué insectos se pueden comer. ¿Por qué hacerlo?

La idea de comer insectos (entomofagia) puede ser muy inquietante para la mayoría de nosotros. Sin embargo, la FAO estima que dos mil millones de personas (m�

salud

es

https://endomed.es/static/images/salud-que-insectos-se-pueden-comer-5874-0.jpg

2024-03-12

 

Qué insectos se pueden comer. ¿Por qué hacerlo?
Qué insectos se pueden comer. ¿Por qué hacerlo?

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20