Qué causa la incontinencia urinaria y cómo evitarla

 

 

 

La incontinencia urinaria (o pérdidas de orina) es un fenómeno que afecta a la salud y, sobre todo, la calidad de vida. Puede aparecer tras un parto o por la edad, y suele ser más común en mujeres. Explicamos todas sus causas y cómo prevenirlas.

 

Que causa la incontinencia urinaria y como evitarla 1Hablamos de incontinencia urinaria cuando se pierde el control de la vejiga. La persona no puede evitar que se le escape la orina, pudiéndole causar vergüenza, tristeza o bochorno.

La mayoría de los casos de incontinencia urinaria son por una cuestión muscular. Es decir, los músculos que controlan la vejiga se encuentran debilitados, lo que dificulta que se mantenga cerrada. Así, al realizar un esfuerzo, toser o reír el pipí puede fugarse.

 

El deterioro en el tono muscular puede originarse por la edad, el embarazo, el parto u otro problema en el tracto urinario. Veamos con más detalle todo lo referente a la incontinencia.

La incontinencia urinaria es la expulsión o pérdida involuntaria de orina. Se trata de un problema de salud de gran importancia para quienes lo padecen, no tanto por su gravedad médica, sino por el deterioro de la calidad de vida que comporta.

Según la Asociación Española de Urología (AEU), se estima que, en la Unión Europea, más de 36 millones de personas sufren incontinencia urinaria, el 60% de las cuáles son mujeres. Y el número de personas afectadas está incrementándose por el aumento de la longevidad.

No obstante, los problemas de pérdida de orina pueden reducirse trabajando los músculos implicados y modificando algunos hábitos de vida.

Las pérdidas de orina pueden ser ocasionales y muy poca cosa o ir de leves a moderadas y ocurrir con frecuencia. En cualquier caso, es recomendable acudir al médico para determinar el tipo de incontinencia que se tiene.

De acuerdo con la Guía de atención a pacientes con incontinencia urinaria, en la actualidad se clasifican las incontinencias mediante cinco etiquetas diagnósticas:

1. Incontinencia transitoria. Se trata de pérdidas urinarias pasajeras, debido a infecciones, fármacos, hiperglucemia o inmovilidad.

2. Incontinencia de urgencia. Es la más frecuente entre los mayores. Se siente una urgente necesidad de orinar, pero no da tiempo de llegar al baño.

3. Incontinencia de esfuerzo. La orina se sale al toser, reír, esforzarnos al hacer algo, practicar ejercicio o presionar la vejiga.

4. Incontinencia por rebosamiento. No se acaba de vaciar bien la vejiga y la orina gotea con frecuencia o constantemente.

5. Incontinencia funcional. Se suceden pérdidas de orina continuas e impredecibles. Puede ser por incapacidad física de ir al baño o alteraciones en el estado cognitivo.

 

Son diversos los factores que pueden favorecer el riesgo de padecer incontinencia:

Edad. El 46% de las mujeres mayores de 80 años y el 34% de los hombres la sufren. El envejecimiento del músculo de la vejiga puede disminuir la capacidad de almacenar orina.

Sexo. Las mujeres tienen más probabilidades de sufrir incontinencia de esfuerzo. Pero, los hombres con problemas de próstata también tienen riesgo de sufrir incontinencia de urgencia.

Embarazo. El aumento de peso del feto y los cambios hormonales durante la gestación pueden provocar incontinencia urinaria de esfuerzo. Disfraces para niños y adultos

Parto. Puede debilitar los músculos para controlar la vejiga y dañar sus nervios y el tejido de sostén, haciendo que el suelo pélvico descienda (prolapso) y causando pérdidas de orina.

Menopausia. Tras el climaterio, las mujeres producen menos estrógeno (hormona que ayuda a conservar la membrana que recubre la vejiga y la uretra). Esto puede agravar la incontinencia.

Histerectomía. Cualquier cirugía que involucre el aparato reproductor de la mujer (como la extracción del útero) puede dañar los músculos del suelo pélvico y producir incontinencia.

Alcohol y cafeína. Ciertos alimentos y bebidas pueden estimular la vejiga e incrementar el volumen de orina. Chocolate, edulcorantes, alcohol, cafeína, gaseosas son algunos de ellos.

Estreñimiento. El recto está cerca de la vejiga y comparte muchos nervios. Las heces duras pueden hacer que estos nervios se mantengan activos, aumentando la frecuencia urinaria.

Sobrepeso. El exceso de peso puede aumentar la presión sobre la vejiga, debilitando los músculos y haciendo que se pierda orina cuando se tose o se estornuda.

Tabaco. Fumar puede afectar a los nervios que controlan la vejiga. La nicotina estimula el músculo detrusor (se contrae al orinar), lo que provoca tener ganas más frecuentemente.

Rehabilitación de suelo pélvico. Los ejercicios tonifican los músculos que sostienen la vejiga, el útero y el recto, y acaban con la incontinencia en un 80%. La Universidad Copérnico de Polonia apunta que esta gimnasia mejora significativamente la calidad de vida de las mujeres.

Vitamina D. Una deficiencia de esta vitamina puede provocar que orinemos más. La encontramos en el pescado azul, el marisco, el hígado, los lácteos, los huevos y las setas. Se aconseja tomar el sol, por lo menos, 10 minutos al día para asegurarse de un nivel suficiente.

Fuera bebidas con gas. Destierra las bebidas carbonatadas y los edulcorantes artificiales. Se ha comprobado que agravan el problema.

No aguantes. Siempre que lo necesites, ve al baño. Evitarás dañar los músculos del suelo pélvico, que la vejiga se alargue, infecciones y también el riesgo de sufrir piedras en el riñón.

Ejercicios kegel. Contrae los músculos de la zona genital al ir al baño para cortar el pipí. Hazlo varias veces mientras orinas. Cuando tengas práctica, haz sin necesidad de ir al baño. El Hospital de Ankara ha revelado que esta microgimnasia mejora hasta un 68% el estado de las mujeres con incontinencia urinaria por esfuerzo.

Bolas chinas y conos vaginales.  Estos aparatos ayudan a fortalecer y aumentar el tono de los músculos de la zona. Se introducen en la vagina y se mantienen unos 30 minutos al día.

Cola de caballo.  Infusiona la planta seca (40 g por litro de agua) y toma dos tazas diarias durante 45 días. Descansa una semana y vuelve a tomarla. Repite este ciclo varias veces al año.

El tratamiento de la incontinencia urinaria debe mejorar la calidad de vida de las personas.  En cualquier caso, antes de empezar cualquier proceso, consulta con un urólogo. Será él o ella quien te diagnostique y te recomiende los mejores pasos a seguir.

Editorial científica Elsevier

Guía de atención a pacientes con incontinencia urinaria

Observatorio de la incontinencia (ONI)

Asociación Española de Urología (AEU)

International Continence Society (ICS)

Qué causa la incontinencia urinaria y cómo evitarla

La incontinencia urinaria (o pérdidas de orina) es un fenómeno que afecta a la salud y, sobre todo, la calidad de vida. Puede aparecer tras un parto o por la

salud

es

https://endomed.es/static/images/salud-que-causa-la-incontinencia-urinaria-y-como-evitarla-5793-0.jpg

2024-05-21

 

Que causa la incontinencia urinaria y como evitarla 1
Que causa la incontinencia urinaria y como evitarla 1

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences