La importancia de la actividad física para nuestro corazón

 

 

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la actividad física como “cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos con el consiguiente consumo de energía”. Cualquier tipo de actividad física, tanto moderada como intensa, es beneficiosa para la salud y, sobre todo, para nuestro corazón, nuestro motor.

Sin embargo, y según datos de la OMS, uno de cada cuatro adultos en todo el mundo no tiene un nivel suficiente de actividad física y más de 80% de la población adolescente no tiene tampoco un nivel suficiente de actividad física.

Por otro lado, las enfermedades cardiovasculares se sitúan entre las principales causas de muerte en el mundo. Según la OMS, cada año mueren más personas por alguna de estas enfermedades que por cualquier otra causa. Se calcula que, para 2030, casi 23,6 millones de personas morirán debido a alguna enfermedad cardiovascular, sobre todo por cardiopatías y accidentes cerebrovasculares.

 

La actividad física contribuye a mejorar nuestra calidad de vida porque nos aporta beneficios fisiológicos, psicológicos y sociales:

No todos los deportes benefician al corazón de la misma manera. Los cardiólogos consideran que hay unos que lo cuidan más que otros:

Ejercicios aeróbicos: son los que tienen un componente destacado de resistencia y son los más indicados porque entrenan el aparato cardiovascular. Ir en bicicleta, caminar a paso rápido, correr, nadar, bailar, esquiar, jugar a tenis o a fútbol son algunos de los más indicados. La actividad aeróbica, o de resistencia, hace latir el corazón más rápido que de costumbre. Durante este tipo de ejercicio, la respiración también se hace más rápida. El grado de intensidad (suave, moderada o intensa) dependerá del esfuerzo necesario para realizar la actividad. Si no estás en forma, debes empezar por una actividad de intensidad suave.

Ejercicios anaeróbicos: benefician el cuerpo de otra manera. Las actividades de fortalecimiento muscular mejoran la fuerza, la potencia y la resistencia de los músculos. Hacer flexiones en el suelo, abdominales, levantar pesas o subir escaleras son actividades de fortalecimiento muscular.

Estiramientos: mejoran la flexibilidad y la capacidad de mover las articulaciones.

Una de las claves para aprovechar los beneficios cardiovasculares es la constancia y que la práctica deportiva se convierta en una rutina.

Las limitaciones al ejercicio físico en caso de problemas cardiovasculares son grandes. En la mayoría de los casos, la actividad aeróbica intensa no es recomendable para personas con enfermedad coronaria, pero será el rehabilitador cardíaco el que nos oriente sobre qué tipo de actividad es la más conveniente.

 

La importancia de la actividad fisica para nuestro corazon 1

 El ejercicio ayuda al corazón porque fomenta el flujo sanguíneo. Ejercitarnos de forma regular a intensidades moderadas o enérgicas disminuye el riesgo de sufrir una enfermedad del corazón y ataques cardíacos.

En caso de no padecer ningún problema cardiovascular, el entrenamiento a intervalos (combinar periodos cortos de actividad de mucha intensidad con actividad menos intensa) es muy efectivo. Obliga a nuestro corazón a llegar a un ritmo máximo (límite al que llega el sistema cardiovascular durante la actividad física) durante periodos de tiempo cortos. Después, en la actividad menos intensa el ritmo cardiaco se recupera.

Este trabajo hace que el corazón funcione de forma más eficiente. Aun así, antes de llevar a cabo un entrenamiento de este tipo, el Colegio de Medicina Deportiva estadounidense (ACSM) aconseja tener un nivel físico mínimo.

El ejercicio físico moderado previene la formación de trombos en el torrente circulatorio. Sin embargo, cuando la intensidad se incrementa, la tendencia es la contraria: se favorece la formación de trombos, se reducen los estímulos nerviosos relajantes y aumentan los estímulos nerviosos y hormonales estimulantes, que favorecen el desarrollo de arritmias en personas con cardiopatías crónicas o agudas.

Otro riesgo es el infarto de miocardio, más probable en personas con factores de riesgo cardiovascular como tabaquismo, hipertensión arterial o diabetes. Para minimizar estas complicaciones, debemos empezar a realizar ejercicio poco a poco e ir aumentando la intensidad paulatinamente.

Recuerda la importancia de escuchar tu cuerpo y las señales que te pueden poner en alerta y de seguir una alimentación saludable.

FUENTES:

La importancia de la actividad física para nuestro corazón

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la actividad física como “cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos con el c

salud

es

https://endomed.es/static/images/salud-la-importancia-de-la-actividad-fisica-para-nuestro-corazon-5596-0.jpg

2024-05-21

 

La importancia de la actividad fisica para nuestro corazon 1
La importancia de la actividad fisica para nuestro corazon 1

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences