La falta de luz solar por los confinamientos COVID19 dispara la miopía

 

 

 

Los casos de miopía han crecido debido a los encierros domiciliarios provocados por la pandemia; aunque históricamente se ha asociado este problema de visión a actividades como el uso de dispositivos electrónicos o la lectura, los últimos estudios señalan que el problema está en la falta de exposición a la luz del sol.

 

Por el Dr. Pedro L. González, especialista en Medicina Preventiva y de Salud Pública y periodista científico

 

Múltiples estudios en diferentes lugares del planeta han detectado que este ascenso de la miopía, que ya llevaba ocurriendo desde hace tiempo, se ha vuelto aún más acusado en 2020. Una reciente investigación realizada en China ha observado un aumento significativo de la miopía en niños de entre 6 y 8 años: concretamente, un ascenso entre 1,4 y 3 veces superior en 2020 comparado con los cinco años anteriores.

 

 

Hallazgos similares se han encontrado en países como Argentina o Hong Kong. En el cono suramericano, un estudio publicado en The Lancet reveló que aumentaron en promedio un 40% la progresión de la miopía entre 2019 y 2020, el año en el que estuvieron encerrados en sus casas por el confinamiento. En circunstancias normales la evolución de la miopía en los niños es que a medida que el niño crece, el porcentaje de progresión disminuye.

 

Lo que suelen tener en común, tanto los niños que pasan mucho tiempo leyendo como aquellos que están muchas horas frente a las pantallas, es que destinan menos tiempo a actividades en el exterior. Diversos estudios han observado que los niños que están más tiempo realizando actividades al aire libre tienen una menor frecuencia de miopía que aquellos que están más tiempo en interiores.

 

Esta hipótesis de la menor exposición solar es la que tiene mayor respaldo científico. Es lo suficientemente sólida como para que sea la única recomendación válida para frenar la miopía. Cuenta con ensayos con grupos grandes, homogéneos, aleatorizados y en diferentes países de diversas etnias.

 

En un artículo publicado en la revista médica JAMA Ophthalmology, un grupo de investigadores llama la atención sobre la miopía como un efecto colateral de los confinamientos. Según ellos, un confinamiento inteligente tendría que plantear una planificación cuidadosa de las actividades en el interior y preferiblemente no restringir los juegos en el exterior de los niños. ¿QUÉ SARTÉN COMPRAR? Comparativa, precios y análisis de LAS MEJORES SARTENES

 

 

Los rayos del sol liberan dopamina en la retina, una sustancia que evita que el globo ocular se haga más largo y ayuda a prevenir el aumento de la miopía. Los expertos están de acuerdo en que el aumento de la miopía en los más pequeños se debe a la poca actividad al aire libre y en consecuencia a la ausencia de rayos de luz solar.

 

La luz solar es de alta intensidad, rica en ultravioleta y azules. Y aunque el ser humano ha evolucionado adaptándose a este tipo de luz, basándose en simples correlaciones estadísticas muchos se han apuntado a demonizar las pantallas por emitir luz azul.

 

Por ese motivo, se promueve el uso de filtros, y gafas de sol infantiles para que los niños no sufran las consecuencias. Pero lo cierto es que no hay evidencia científica de que la luz de los dispositivos electrónicos genere miopía. Como tampoco la tiene el estudio, la lectura o las actividades de cerca, ni la corrección visual baja “para que el ojo no se haga vago”.

 

Además, el uso filtros en las pantallas y similares, o las aplicaciones para móvil o tablet que suprimen la luz azul, no solo no protegen la retina, sino que podrían perjudicar al ojo al reducir la intensidad lumínica.

 

Esto no significa que haya que tener al niño friéndose con un sol de justicia al mediodía en pleno agosto. O que haya que prohibirle las gafas de sol al que le viene bien porque tiene fotofobia. También hay quemaduras oculares por el sol.

 

Se estima que los niños necesitan pasar alrededor de tres horas por día bajo niveles de luz  similar a la que recibiríamos permaneciendo bajo la sombra de un árbol en día de verano. Esa intensidad de los es de unos 10.000 lux, algo difícil de igualar en un interior que, aunque esté bien iluminado, no supera los 500 lux.

 

Referencias

La falta de luz solar por los confinamientos COVID19 dispara la miopía

La falta de luz solar por los confinamientos COVID19 dispara la miopía

Los casos de miopía han crecido debido a los encierros domiciliarios provocados por la pandemia; aunque históricamente se ha asociado este problema de visió

salud

es

https://endomed.es/static/images/salud-la-falta-de-luz-solar-por-los-confinamientos-covid19-dispara-la-miopia-5590-0.jpg

2024-05-21

 

La falta de luz solar por los confinamientos COVID19 dispara la miopía
La falta de luz solar por los confinamientos COVID19 dispara la miopía

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences