Cansancio, dolores musculares y recurrentes, cambios en el estado anímico, episodios de somnolencia, aumento de peso… ¿Has sufrido estos síntomas? ¡Es hora de hacer una visita al endocrino! El hipotiroidismo subclínico es una patología que pasa inadvertida en muchas ocasiones, y que un diagnóstico temprano, podría reducir el porcentaje de evolucionar hacia el hipotiroidismo.

 

El hipotiroidismo subclínico puede llegar a afectar al 8-10% de la población femenina, que en muchas ocasiones tiene síntomas inespecíficos y a veces desapercibidos.

 

¿Qué es el Hipotiroidismo Subclínico?

Cuando hablamos de Hipotiroidismo subclínico, nos referimos a una alteración en la función de la glándula tiroidea que presenta pocos síntomas o muy inespecíficos. Para detectar esta patología recurrimos a un diagnóstico bioquímico, a través de un análisis de sangre que nos dará una medición de tirotropina (TSH) y tiroxina ( T4l)

Si nos encontramos ante un nivel normal de tiroxina y un nivel alto de TSH, nos encontramos ante una situación de hipotiroidismo subclínico . Esto es debido a que la glándula hipófisis produce más TSH, con el fin de estimular la glándula tiroides para que produzca más hormona tiroidea.

En conclusión, cuando los niveles de TSH se presentan un poco más altos de lo normal, estaríamos hablando de un  hipotiroidismo subclínico aunque no siempre necesita tratamiento. Hay que tener en cuenta que estos valores varían entre diferentes poblaciones y dependiendo de la edad.

Lo valores estándar de TSH son los:

  • TSH NORMAL: 0,5 – 4,5 mU/l
  • TSH HIPOTIROIDISMO SUBCLÍNICO: 4,5-10 mU/l
  • TSH HIPOTIRODISMO: >10 mU/l

 

El hipotiroidismo subclínico se debe en muchas ocasiones a una enfermedad autoinmune llamada tiroiditis de Hashimoto y en estos casos hay más riesgo de  progresión del hipotiroidismo subclínico a un hipotiroidismo abierto. El hipotiroidismo subclínico puede estar asociado a mayor riesgo de enfermedad coronaria e insuficiencia cardíaca. Es por ello que el tratamiento racional de esta patología puede prevenir los eventos cardiovasculares y la progresión al hipotiroidismo abierto. Sin embargo el sobretratamiento, sobre todo en personas ancianas puede ser contraproducente y provocar una situación de exceso de hormonas tiroideas en sangre o “tirotoxicosis”.

Por todo lo anterior es importante acudir a un especialista en endocrinología a la hora de tomar una decisión terapéutica.