Ya hemos dedicado algún post a hablar sobre el hipotiroidismo, pero hoy vamos a dedicar esta entrada al hipertiroidismo.

El hipertiroidismo, también llamado hiperfunción tiroidea o tirotoxicosis, agrupa los trastornos en los que existe una secreción excesiva de la hormona tiroxina por parte de la glándula tiroides, lo que provoca un aumento de muchas de las funciones de nuestro cuerpo: metabolismo, temperatura, frecuencia cardiaca, etc

El hipertiroidismo puede llegar a convertirse en un serio problema si no detecta a tiempo. Aún así, con un correcto tratamiento la respuesta suele ser muy buena.

 

SINTOMAS

Uno de los problemas que plantea el hipertiroidismo es que, al afectar a múltiples órganos y funciones del organismo, sus síntomas pueden confundirse con los de otras enfermedades y dificultar el diagnóstico.

Los principales síntomas son:

  • Latidos cardiacos irregulares, acelerados y fuertes (taquicardia).
  • Temblor en las manos.
  • Pérdida de peso injustificada y dificultad para ganarlo.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Aumento del tamaño de la tiroides (bocio).
  • Intolerancia al calor y sensación de sofoco.
  • Aumento de la sudoración.
  • Aumento de las deposiciones y diarrea.
  • Nerviosismo, irritabilidad, ansiedad e inquietud que perduran en el tiempo y que no tienen un motivo aparente.
  • Fragilidad y caída capilar. Es característico en la cola de las cejas.
  • Trastornos del sueño, como insomnio.
  • Aumento del apetito.
  • Trastornos menstruales, en el caso de las mujeres.

Aunque también hay ciertos síntomas menos comunes que derivan del hipertiroidismo, como son:

  • Irritación o prurito en los ojos.
  • Ausencia de menstruación, en el caso de las mujeres.
  • Vómitos y náuseas.
  • Dolor y pérdida de fuerza y sensación de debilidad en caderas y hombros.
  • Hipertensión arterial.

Como se puede observar, esta enfermedad provoca trastornos en distintas funciones del organismo. Por esto motivo un diagnóstico precoz es crucial.

 

CAUSAS

Existen ciertas variables que pueden provocar un aumento de la secreción de hormonas tiroideas y derivar en la aparición de hipertiroidismo. Las principales causas son:

  • Enfermedad de Graves-Basedow o Hipertiroidismo autoinmune. Se trata de un trastorno autoinmunitario que incrementa la actividad de la glándula tiroides. Es según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), la causa del 80 por ciento de los casos.
  • Tiroiditis. Inflamación en la glándula tiroides, lo que hace que aumente su actividad. Esto se puede deber, entre otras cosas, al consumo de algunos medicamentos, una infección viral o tras embarazo.
  • Cáncer de ovario.
  • Aumento en los niveles de yodo: El yodo es esencial para la producción de hormonas tiroideas pero su exceso puede aumentar la actividad de la glándula tiroides y producir hipertiroidismo. Un ejemplo son los contrastes yodados usados en pruebas radiológicas.
  • Tumores benignos(no cancerosos) de la hipófisis o de la glándula tiroidea.
  • Fármacos: Amiodarona, Litio, …

 

DIAGNÓSTICO

Como hemos dicho, el hipertiroidismo puede confundirse con otras enfermedades, por lo que es necesario realizar diagnósticos específicos. Los procedimientos seguidos para diagnosticar el hipertiroidismo son:

  • El historial médico y un examen físico. El profesional que te diagnostique buscará síntomas como temblor en las manos, pulso elevado, piel seca y “ojos saltones” (exoftalmos). Luego examinará la glándula tiroides en busca de un aumento de tamaño o irregularidades en su superficie.
  • Análisis de sangre. Es esencial en el diagnóstico sobre todo en pacientes poco sintomáticos o que no presenten los síntomas clásicos, como en personas mayores.Los análisis de sangre que miden la tiroxina y la hormona estimuladora de la tiroides (TSH) nos confirmarán el diagnóstico. Sin embargo, algunas situaciones pueden dar resultados falsos como por ejemplo el consumo de complejos vitamínicos que contienen biotina, usado frecuentemente como suplemento ante la caída del cabello.

En caso de que estos procedimientos determinen que se padece hipertiroidismo, es posible que el doctor le solicite alguno de estos estudios para determinar el la causa del la hiperactividad tiroidea:

  • Ecografía de tiroides.Esta prueba utiliza ondas de sonido de alta frecuencia para producir imágenes de la tiroides. La ecografía puede ser mejor que otras pruebas para detectar nódulos tiroideos y no hay exposición a ningún tipo de radiación.
  • Gammagrafía de tiroides.Tras una inyección de isotopos radiactivos, te acostarás en una mesa con la cabeza estirada hacia atrás mientras una cámara especial produce una imagen digital del tiroides mostrando las partes de la glándula tiroides con mayor actividad.

 

TRATAMIENTO

El hipertiroidismo se trata en función de la causa, la cual es determinada por las pruebas que se han descrito anteriormente. Según los resultados se puede recurrir a uno de estos tratamientos:

  • Tratamiento farmacológico. El primer paso terapéutico es el uso de medicamentos antitiroideos (Ej. Metizamol – Tiroidril-).
  • Yodo radioactivo. También se puede emplear yodo radioactivo para parar la producción excesiva de hormonas.
  • Extirpación de la tiroides: En algunas circunstancias es necesario operar y extirpar el tiroides (tiroidectomía) mediante cirugía, por lo que el paciente deberá seguir un tratamiento sustitutivo de hormonas tiroideas tras la intervención.

 

Como puedes comprobar, el diagnóstico y tratamiento temprano de esta enfermedad en etapas tempranas es sumamente importante para evitar que las alteraciones producidas por el hipertiroidismo provoquen en el paciente una disminución de su calidad de vida. Desde Endomed animamos a todas las personas que nos lean que pasen por consulta si tienen indicios de padecer hipertiroidismo, estaremos encantados de ayudarte.