A la hora de enfrentarse a una pérdida de peso y querer poner el proceso en manos de un profesional siempre surge la eterna duda, ¿voy al nutricionista o al endocrino? La respuesta es sencilla si conocemos cuál es el papel del endocrino.

¿QUÉ ES UN ENDOCRINO?

Un médico endocrino es el especialista encargado del estudio del sistema endocrino (u hormonal) y las consecuencias que tiene sobre nuestro organismo, es decir, las posibles alteraciones que se puedan desarrollar.

La endocrinología estudia el comportamiento del sistema endocrino, los desequilibrios hormonales, metabólicos y nutricionales, además de tratar la obesidad y el sobrepeso, así como la desnutrición derivada de ciertas patologías.

Una vez conocido esto, la respuesta a la eterna pregunta es sencilla: si tienes algún problema de salud debes acudir a la consulta de un endocrino para poder ser evaluado y descartar que su origen sea una patología endocrinológica.

Una vez evaluados y bien con el diagnóstico pertinente o bien habiendo descartado que tengamos alguna patología endocrina, estamos en disposición de ir a  un nutricionista experimentado. El nutricionista nos ayudará mediante el diseño de unas pautas nutricionales correctas en función de nuestra patología o necesidades, trabajo que debe hacerse junto al endocrino para asegurar así un mejor tratamiento del paciente.

QUE PROBLEMAS TRATA EL ENDOCRINO

Entre los problemas que tratan los endocrinos se encuentran:

  • Las patologías relacionadas con el metabolismo, como la diabetes, la hipercolesterolemia o la hipertensión.
  • Las enfermedades relacionadas con las hormonas, como los trastornos de tiroides, enfermedades relacionadas con la hipófisis y glándulas suprarrenales o la infertilidad.
  • Problemas nutricionales, como la obesidad, la desnutrición o soporte nutricional en caso de enfermedad o cirugías del tracto digestivo. Sin embargo hay que tener en cuenta que el diseño de dietas personalizadas lo suelen hacer los nutricionistas.

Uno de los casos más habituales por los que un paciente acude a un endocrino es para perder peso. En algunas ocasiones, el aumento de peso puede estar producido por desajustes hormonales o metabólicos, por lo que no es una mala idea acudir al endocrino en situaciones de pérdida o ganancia brusca de peso para descartar estos casos.

¿CUANDO DEBO ACUDIR AL ENDOCRINO?

Hemos visto la gran variedad de enfermedades que pueden ser tratadas por un médico endocrino y podemos hacernos una idea de la importancia de su papel.

Por eso, es conveniente saber cuándo se debe acudir al endocrino:

  • Si padeces alguna de las enfermedades metabólicas
  • Si en una analítica rutinaria existen alteraciones en tus valores de azúcar, tiroides o colesterol.
  • Si deseas bajar de peso y te encuentras en un tratamiento para la hipertensión o hipercolesterolemia o diabetes.
  • Si se ha diagnosticado enfermedades como cáncer o diferentes patologías digestivas, ya que el endocrino puede establecer las pautas de un plan de alimentación adaptado a las necesidades del organismo.

Por supuesto, si se tiene dudas de si se padece algún síntoma que pueda estar relacionado con alguna de las enfermedades comentadas anteriormente también es recomendable visitar a nuestro endocrino.

¿CÓMO AVISA NUESTRO CUERPO DE LA NECESIDAD DE UN ENDOCRINO?

Como hemos comentado, el cuerpo también puede darnos señales de un mal funcionamiento de nuestro organismo, pareciendo así los denominados síntomas:

  • Agotamiento físico sin haber realizado grandes esfuerzos.
  • Aumento o pérdida de peso de forma repentina.
  • Sensación constante de sed.
  • Apatía y falta de apetito.
  • Sudoración.
  • Taquicardias, arritmias.
  • Alteraciones menstruales repentinas.
  • Aparición de bocios (aumento de tamaño de la tiroides)

Aunque tener alguno de estos síntomas no es indicativo de padecer ninguna enfermedad, es conveniente consultar al endocrino para descartarlas o para conocer el origen de tales síntomas.

¿CUANTAS VECES DEBO ACUDIR AL ENDOCRINO?

Por lo general si nos diagnostican de alguna patología endocrinológica este especialista se convierte en un médico que visitaremos a lo largo de nuestra vida. ¿Por qué? Porque las afecciones que este médico trata requieren de mucho control y supervisión para asegurar que todo está ocurriendo perfectamente dentro del organismo. Revisa que no ha habido nuevos desórdenes hormonales, que el tratamiento (si es para toda la vida, como en el caso de la diabetes) sigue siendo el tratamiento correcto y que el paciente ha obedecido las órdenes médicas y nutricionales al pie de la letra.