Cuidados de la piel en verano

 

 

 

La llegada del verano es sinónimo de vacaciones y tiempo libre. Pero también significa una exposición más intensa al sol y a otras condiciones ambientales agresivas como el calor, la humedad y el agua de mar o de la piscina. Todo ello puede tener consecuencias negativas para nuestra piel. La protección solar, seguir una dieta saludable, mantenerse hidratado y descansar adecuadamente son recomendaciones para mantener la piel en óptimas condiciones.

La exposición excesiva a los rayos ultravioleta (UV) puede tener graves consecuencias para nuestra piel, incluyendo quemaduras solares, envejecimiento prematuro y, en casos extremos, cáncer de piel. Por esta razón, es fundamental proteger nuestra piel durante todo el año, pero especialmente en verano, cuando la intensidad de los rayos UV es mayor.

 

La forma más efectiva de proteger nuestra piel es utilizando protector solar. Asegúrate de elegir uno con un factor de protección (SPF) de al menos 30, y aplícalo generosamente en todas las áreas expuestas de la piel, incluyendo la cara, el cuello, las orejas, los brazos y las piernas. También es importante volver a aplicar el protector solar cada dos horas, o después de nadar o sudar mucho.

Sin embargo, la protección solar no es suficiente por sí sola. Debemos evitar la exposición directa al sol durante las horas de mayor intensidad (generalmente de 12 a 16 h) y usar ropa protectora, como camisas de manga larga de color claro, sombreros y gafas de sol.

Las quemaduras solares son una de las consecuencias más comunes de la exposición al sol sin protección adecuada. Los síntomas incluyen enrojecimiento, dolor, aparición de ampollas y descamación de la piel. En casos graves, las quemaduras solares pueden causar fiebre, escalofríos y mareos.

Si sufres una quemadura solar es importante actuar rápidamente para minimizar el daño. Aplica compresas frías sobre la piel afectada para aliviar el dolor y reducir la inflamación. También puedes tomar analgésicos (ibuprofeno o paracetamol).

Las erupciones cutáneas son otra posible consecuencia de la exposición al sol en verano. Las erupciones pueden ser causadas por una variedad de factores, incluyendo la sensibilidad a los rayos UV, el calor y la humedad.

Cuando aparece una erupción cutánea es importante no rascarse, ya que esto puede empeorar la irritación. En su lugar, trata de mantener la piel limpia y seca, y aplica una crema hidratante para aliviar la sequedad y la irritación. En ocasiones es necesario aplicar una crema de cortisona para disminuir la inflamación.

Si eres una persona propensa a las erupciones cutáneas es importante evitar la exposición prolongada al sol y tomar medidas adicionales para proteger la piel, como aplicar una crema hidratante con frecuencia y usar un protector solar con un factor de protección solar alto. En estos casos puede ser recomendable tomar antioxidantes específicos que van a conferir a la piel una protección frente a los efectos dañinos de los rayos ultravioleta. SeriesLista.com - Programas de TV, Series, Guía de episodios.

El acné no tiene por qué empeorar en verano. De hecho, en la mayoría de los casos mejora con la exposición solar. Aún así, existen casos en los que el calor y sobretodo el exceso de sudor se relacionan con la estimulación de las glándulas sebáceas para hidratar y lubrificar la piel. Esta situación puede provocar un aumento de sebo que, en pieles con cierta predisposición, daría lugar a la aparición del acné.

Por otro lado, en verano se suelen realizar más actividades al aire libre. La exposición al sol en las zonas de la piel con acné activo o con cicatrices puede provocar la hiperpigmentación, con la aparición de manchas oscuras en las zonas de cicatrización del acné.

En ambos casos es importante cuidar la piel con cremas hidratantes y protectores solares con un factor de protección elevado, específicos para pieles acneicas. Esto último es importante porque después del verano los dermatólogos vemos muchos casos de acné desencadenados por la utilización de cremas solares no adecuadas, con excipientes demasiado grasos para su tipo de piel.

El color de la piel está determinado principalmente por la cantidad de melanina, el pigmento encargado de proteger la piel y que es producido en los melanocitos.

Cuanto mayor es la exposición a la luz del sol, mayor será la producción de melanina y la posible aparición de manchas por hiperpigmentación.

Los tres tipos principales de manchas en la piel por el sol son:

Además de la exposición a la luz del sol, otras causas que pueden provocar la aparición de manchas en la piel incluyen:

En cualquier caso, si existen dudas sobre si una mancha es simplemente una hiperpigmentación por el sol, se hace necesario consultar con el Dermatólogo para descartar otras posibles causas como el melanoma.

Además de proteger la piel del sol y prevenir las quemaduras solares y las erupciones cutáneas, hay otras recomendaciones que pueden ayudarte a cuidar tu piel durante los meses de verano.

 

 

Fuentes

Palmer SJ. Skin care in the summer: risks, assessment and treatment. Br J Community Nurs 2021; 26(7): 324-327. Doi: 10.12968/bjcn.2021.26.7.324.

Cuidados de la piel en verano

Cuidados de la piel en verano

La llegada del verano es sinónimo de vacaciones y tiempo libre. Pero también significa una exposición más intensa al sol y a otras condiciones ambientales

salud

es

https://endomed.es/static/images/salud-cuidados-de-la-piel-en-verano-5339-0.jpg

2024-02-17

 

Cuidados de la piel en verano
Cuidados de la piel en verano

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20