Blue Monday: ¿Mito o realidad sobre la depresión invernal?

 

 

 

Por el Dr. Pedro L. González, especialista en Medicina Preventiva y de Salud Pública y periodista científico

El día más triste del año fue ideado en 2005 por una agencia de relaciones públicas para hacer la campaña de ventas de unas líneas aéreas y lo atribuyeron a un estudio realizado por Cliff Arnall, por aquel entonces psicólogo de la Universidad de Cardiff.

Incluso desarrollaron una fórmula para calcular cuándo era más probable que la gente estuviera deprimida y reservara unas vacaciones. Algunos de los factores que medía la fórmula eran el tiempo, la situación económica de la gente tras las vacaciones de Navidad y la falta de motivación.

Sin embargo, este supuesto estudio ha sido cuestionada y muchos psicólogos han criticado el fenómeno por trivializar la depresión. El psiquiatra Dean Burnett, también de la Universidad de Cardiff, lo explicó muy claro diciendo que «no existe una depresión de 24 horas, como una gripe. La salud mental no funciona así y la idea de que lo haga es, en realidad, bastante perjudicial”.

 

Aunque el Blue Monday se ha desacreditado como un mito, lo cierto es que el trastorno afectivo estacional (TAE) es real, según se ha descrito en varios estudios. A todo nos afectan en alguna medida los cambios de estación y hay épocas del año en las que notas cambios en tu estado de ánimo o tus patrones de sueño y de alimentación.

Pero si tus sentimientos interfieren en tu vida cotidiana, puede ser un signo de que tienes algo más serio, y si siguen apareciendo en la misma época del año, un médico puede diagnosticarlo como trastorno afectivo estacional. De hecho, este problema se da también en verano, aunque se caracteriza más por el insomnio y la ansiedad. Recetas de Postres peruanos

El TAE afecta sobre todo a personas de entre 20-35 años de edad y el doble en mujeres que en hombres. Se calcula que lo padece entre el 1 y el 10% de la población, siendo más frecuente en países de latitud norte como Finlandia, Suecia y Noruega, donde se ha esgrimido la falta de luz solar como motivo primordial.

Los psiquiatras apuntan a que la alteración del ritmo circadiano (el reloj interno del organismo), la sensibilidad de la retina a la luz, el metabolismo anormal de la melatonina (que media para inducir el sueño ante la ausencia de luz) o una menor secreción de la serotonina (que regula el estado de ánimo), están detrás del trastorno afectivo estacional de otoño e invierno.

Sin embargo, un estudio publicado en el 2013 en la revista Journal of Affective Disorders, sugiere que en realidad no hay ninguna variación estacional en la depresión en la población general, y que cualquier estudio que lo sugiera podría haber sobrestimado su frecuencia total.

Vivir con un trastorno afectivo puede ser difícil, pero investigadores canadienses han descrito lo que puedes hacer para ayudarte a afrontarlo. Aquí tienes algunas ideas, pero recuerda que a cada persona le funcionan cosas diferentes en momentos distintos:

El reto de la medicina clínica es el reconocimiento de estos trastornos y su tratamiento con luminoterapia (exposición a la luz a cierre frecuencia) como terapia para prevenir los episodios depresivos en personas con susceptibilidad a las variaciones estacionales.

Blue Monday: ¿Mito o realidad sobre la depresión invernal?

Blue Monday: ¿Mito o realidad sobre la depresión invernal?

Por el Dr. Pedro L. González, especialista en Medicina Preventiva y de Salud Pública y periodista científico

salud

es

https://endomed.es/static/images/salud-blue-monday-mito-o-realidad-sobre-la-depresion-invernalja-5121-0.jpg

2024-05-21

 

Blue Monday: ¿Mito o realidad sobre la depresión invernal?
Blue Monday: ¿Mito o realidad sobre la depresión invernal?

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences